CELULOSA PROYECTADA

Este procedimiento de aplicación es el que resulta mas idóneo para su aplicación en obra nueva, ya que requiere que la pared no tenga colocado el trasdos.

Se puede aplicar como aislamiento interior en las cámaras de ventilación o sobre muros macizos de piedra, hormigón, ladrillo, en la tabiquería de madera o bien en la tabiquería de cartón yeso.

Tiene la gran ventaja de ser un sistema de aislamiento que cubre todos los espacios, pudiendo cubrir puentes térmicos  a la vez que está libre de juntas.

Aislamiento de un tabique

En un único proceso se consigue aislar aplicacando de una capa fina de unos pocos centímetros o bien aplicando una capa maciza de hasta 8 a 10 cm que queda perfectamente rematada a ras con un sistema de guías de madera.

Para activar los esfuerzos de cohesión de la celulosa proyectada, se humedecen los copos de isofloc con una nebulosa de agua. Una vez terminada la proyección se repasa la superficie en el caso de mayores espesores con el «scrubber» es decir un peine rodante. En todo caso deben considerarse los tiempos de secado del material.

Aislamiento de un forjado

Se puede aislar también en horizontal, proyectando desde abajo. Depende de la rugosidad  de la capa, en este caso las capas tienen que ser mas finas o su cohesión ser reforzadas con una cola de papel tapizado.

Deja un comentario